Roland Garros 2016

Campeones bajo la lluvia


Cantando al ritmo de los “Gypsy Kings”, aplaudiendo y no dando más de emoción, el ganador del Abierto de Francia de este año, Novak Djokovic, grabó un video –que luego compartió a través de las redes sociales– mientras se paseaba alegre en auto por la noche parisina, el pasado domingo 5 de junio.


Roland Garros 2016

Cantando al ritmo de los “Gypsy Kings”, aplaudiendo y no dando más de emoción, el ganador del Abierto de Francia de este año, Novak Djokovic, grabó un video –que luego compartió a través de las redes sociales– mientras se paseaba alegre en auto por la noche parisina, el pasado domingo 5 de junio. La música del grupo francés –con ascendencia gitana española– expresaba la dicha de este joven serbio de 29 años y de su mujer, Jelena (también de 29), con quien estuvo ocho años de novio y con la que ahora tiene un hijo, Stefan, de un año y medio, de los cercanos que lo acompañaban, y de sus miles de fans.
Roland Garros 2016

Roland Garros 2016

Roland Garros 2016

Roland Garros 2016

Dejando atrás la lluvia que se apoderó de la capital francesa por casi dos semanas, al punto de que el río Sena llegó a uno de sus mayores niveles de las últimas décadas (alcanzó los 6,1 metros), obligando a los Museos del Louvre y d’Orsay a evacuar las obras de arte en zonas inundables, y llevando a la suspensión de muchos partidos del torneo francés, por fin “Nole” podía festejar mientras la Ciudad Luz comenzaba a estabilizarse para vivir una primavera con algo de sol. Esa noche era suya, con el Arco de Triunfo en su camino (y en su video, por supuesto) al igual que la copa que recibió en la cancha Philippe Chatrier –la más importante del complejo Roland Garros–, tras derrotar al escocés Andy Murray por 3-6, 6-1, 6-2 y 6-4, llegando a su 12º título en un Grand Slam y uniendo así su nombre al de los tenistas que han ganado los cuatro “majors” en la historia: Fred Perry, Don Budge, Rod Laver, Roy Emerson, Andre Agassi, Rafael Nadal y Roger Federer.

Después de su triunfo, lo primero que hizo el campeón fue tumbarse con su metro ochenta y ocho en el suelo, descansar unos segundos, levantarse para darle un afectuoso abrazo a Andy Murray, y rápidamente tomar su raqueta y dibujar en la arcilla un gran corazón en homenaje al brasileño Gustavo “Guga” Kuerten, quien en 2001 hizo ese mismo gesto después de su victoria. Fue un guiño de complicidad entre los dos atletas que antes habían protagonizado una simpática publicidad de Peugeot en la que “Guga” le compartía a Djokovic un par de secretos para ganar. Luego, el tenista recibió la preciada Copa de los Mosqueteros –en honor a los grandes tenistas franceses René Lacoste, Henri Coechet, Jacques Brugnon y Jean Borotra–, que tan esquiva le había sido por años.
Roland Garros 2016

Roland Garros 2016

Roland Garros 2016

Roland Garros 2016

Un día antes había sido la final de mujeres y la ganadora, para sorpresa de muchos, resultó ser la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza (22 años, número 4 en el mundo), quien dejó en segundo lugar a la poderosa Serena Williams (34 años, número 1 en el mundo y con 21 Grand Slams individuales), derrotándola por 7-5 y 6-4 en un encuentro que duró una hora y 43 minutos.

Hasta ese momento Serena era “la” mujer de Roland Garros. La revista oficial del Abierto la había elegido como su portada, vestida de negro, mirando hacia un infinito y mostrando sus curvas bajo el título “Icone”. En el interior aparecía un gran reportaje donde diversos personajes destacaban su determinación, pasión, capacidad para conquistar lo imposible y su estatus como alguien que trasciende al mundo del deporte. Christian Lacroix la imaginó en uno de sus looks –igual que hizo con Djokovic, Federer y Nadal– diseñando para ella, “la amazona por excelencia”, un ajustado vestido largo con un mix de aires africanos, estadounidenses y detalles apaches. Sin embargo, este Roland Garros no fue para Serena. En la conferencia de prensa post partido, como lo hacen los “grandes” le dio todo el mérito a la representante de España, sin usar su lesión en el muslo como justificación para su derrota. 24 horas después, Garbiñe, que en su momento tuvo que elegir si jugar por Venezuela o España, se lució en la Plaza de la Concordia mientras era fotografiada como la reina de Roland Garros, con la copa Suzanne Lenglen en sus manos y vestida con un corto diseño de Stella MacCartney y sandalias rojas con tacos muy, pero muy altos.

FRENCH TOUCH

Para muchos –y en especial para los franceses– Roland Garros es el torneo de tenis más bello del mundo. Aunque eso es discutible, es evidente que el Abierto de Francia tiene la ventaja de realizarse en la preciosa ciudad de París (y con toda la seguridad que se está dando en estos tiempos), en el elegante 16 arrondissement, muy cerca del Bosque de Boulogne y casi al frente del Hotel Molitor, donde se encuentran las emblemáticas dos piscinas públicas de la capital francesa que sirvieron como escenario para la presentación del primer bikini de la historia. Ese debut fue en 1946, el mismo año en que se celebró el primer “Internationaux de France” –como también se le dice al torneo– después de la Segunda Guerra Mundial.

70 años después, viajamos a París con Peugeot para conocer uno de sus más notables lanzamientos –el del nuevo 3008, que da paso a una impresionante era automotriz donde todo es “touch” y pura comodidad al interior de un SUV– y para asistir a dos jornadas de Roland Garros, ya que la marca es uno de los principales auspiciadores del torneo y también de Djokovic.

De esta manera no solo presenciamos grandes partidos, sino que también estuvimos en el famoso “Le Village”, uno de los sectores más exquisitos del “Estadio de Roland Garros”, en que hay una serie de lounges donde es posible encontrarse con celebridades, leyendas del tenis,  socialités a la francesa, y fashionistas con zapatillas inmaculadamente blancas, trenchs y foulards, todos disfrutando de foie gras, mucho champagne y más de algún cigarro de muy buen tabaco.

El ingreso a “Le Village” se hace frente a una pared que emula la arcilla y  lo primero que se ve es un grupo de fotógrafos que permanece atento a la aparición de cualquier famoso. “¡Par-ci!” (por aquí) “¡Par là!” (para acá), dicen una y otra vez, sin dejar atrás la camaradería de estar casi dos semanas en el mismo lugar. Este año estuvieron presentes los actores Frédèric Chau, Armelle Lésniak y Marie-Anne Chazel, entre muchos otros, al igual que Tim Roth, Clive Owen, y Hugh Grant junto a su novia, Anna Elisabeth Eberstein. A Leonardo DiCaprio solo se le divisó con esfuerzo en las tribunas, los más escondido posible, con jockey y anteojos. Durante los primeros días, Ana Boyer –hija de Isabel Preysler y su fallecido marido, Miguel Boyer– estuvo apoyando a su novio, el tenista Fernando Verdasco, quien finalmente cayó en la tercera ronda, derrotado frente el japonés Kei Nishikori. Para las finales se vio en las tribunas a la modelo chilena Carolina Parsons, Hilary Swank, Caroline de Maigret, Jean Dujardin, Bernard Arnault, Dominique Strauss-Khan, Jean Paul Belmondo, Guillermo Vilas y a la actriz Emmanuelle Béart, esta última muy criticada por sus “supuestas” cirugías o aplicaciones de bótox. La Béart, de 52 años, respondió a los comentarios diciendo por Twitter: “Gracias a aquellos que me defienden cuando soy atacada físicamente, pero dejemos que hablen… ¡y a vivir la vida!”. Eso muy bien lo saben Novak Djokovic y Garbiñe Muguruza, los dos flamantes y sonrientes ganadores de este Roland Garros 2016, que no han dejado de celebrar ni de compartir su triunfo desde entonces.
Roland Garros 2016